Página de inicio MÚSICA DIGISCOPE COMPRAR DISCOS FABRICA TU DISCO DISEÑO GRAFICO MATERIAL GRAFICO BIOGRAFÍAS MERCADO DE OFERTAS LINKS MUSICALES TRADUCTOR DE IDIOMAS Acerca de nosotros Buscar
BIOGRAFIAS:
Información sobre cantantes.


Temas:
ANTONIO MOLINA
JUANITO VALDERRAMA
CAMARON DE LA ISLA
RAFAEL FARINA
MANOLO CARACOL
AGUJETAS
ANGELILLO
LA PAQUERA DE JEREZ
TERREMOTO DE JEREZ
LA NIÑA DE LA PUEBLA
LA NIÑA DE LOS PEINES
PEPE PINTO
EL NIÑO DE LA HUERTA
LOLA FLORES


Servicio:
Edición
Contáctenos
Información


EL NIÑO DE LA HUERTA

 

NIÑO DE LA HUERTA. Nombre artístico de Francisco Montoya Egea, por su trabajo en la huerta siendo muy joven. Lora del Río (Sevilla), 1907-1964. A los dieciséis años, en 1925, ganó un concurso de cante en Córdoba. Participando, en 1927, en la Copa del Monumental Cinema madrileño. Al año siguiente volvió a cantar en Madrid, en el Teatro Avenida. Inmediatamente forma parte de los espectáculos flamencos en gira por toda España.

De estas giras sobresalen, antes de la guerra civil, las realizadas con Angelillo, en 1934, y otra, en 1936, con los ganadores del Certamen Nacional de Cante Flamenco que tuvo lugar en el Circo Price de Madrid. En los años cuarenta continuó sus tournées: 1940, con El Sevillano y Pepe Pinto, repitiéndose al año siguiente; 1944, con Canalejas de Puerto Real; 1948, con el elenco Fantasía andaluza. Otras de sus giras fueron, en 1950, con José Cepero y Manuel Vallejo, en el espectáculo El sentir de la copla; con otro titulado Toros y cante, en 1951; y en unión de La Niña de Antequera, en 1953, en el anunciado como Noche de coplas.

En sus principios artísticos siguió la escuela de don Antonio Chacón, para prontamente dedicarse a interpretar los estilos de Pepe Marchena. Su milonga titulada La romería lorenña, se convirtió en un cante popularísimo desde que lo grabó en discos. Anselmo González Climent, que se ha ocupado con detenimiento de su personalidad artística, ha escrito: «No siendo trascendente, la singularidad del Niño de la Huerta resulta, al menos, tan clara como honesta, tan apreciable como mantenida... Tránsito el suyo sin altibajos, casi invariable. Y por ello -hay que decirlo todo- con un cierto toque de monotonía... El estilo que lo configura casi por entero ha sido y sigue siendo el fandango».

 


hacia arriba